Advertisement
Opinión

Diagnóstico del informático del SESCAM en huelga

Ayer por la mañana fui al médico de cabecera por un tema de salud personal ajeno a este escrito, me conoce desde hace años y sabe que soy compañero informático del SESCAM, me ha preguntado: “¿estáis de huelga no? ¿ya lleváis casi un mes no? ¿no os hacen caso? bueno, y lo más importante… ¿tú cómo estás?”

– “Pues ahora que lo dices no estoy muy allá, no tengo mucho apetito, no duermo bien, hay días que no quiero hablar con nadie, últimamente estoy siempre de mal humor, todo el tiempo dándole vueltas a nuestra situación, me duelen los compañeros a los que ya no sé como volveré a tratar después de ver como se han retratado en la huelga, aunque a ratos se me pasa cuando otros compañeros con sus gestos me devuelven la fé en la humanidad… Pero lo que más me duele es ver como directivos y gerentes silencian el daño que están haciendo los pésimos servicios mínimos establecidos en hospitales y atención primaria, solo con la intención de mantener el poder (y dinero) que sus posiciones les otorgan, con ningún respeto por la verdad ni por las personas (ni por nosotros ni por los pacientes)… a ratos me descubro pensando en como será mi trabajo después de esto el tiempo que me quede y no veo ilusión ni ganas de hacer nada ya por y para esta casa… no puedo quitarme todo esto de la cabeza…”.about:blank

Creo que hasta se me escapó alguna lágrima, y de repente me sentí como John Rambo al desmoronarse ante el coronel Trautman en la escena final de la película “Acorralado”, pero se ve que mi discurso no fue tan épico como el del boina verde veterano de Vietnam, porque mi médico no me abrazó como Trautman a Rambo en la película, lo más que hizo fue ofrecerme unas pastillas para dormir y una baja laboral que sin embargo yo rechacé.

He querido quitar algo de dramatismo a la situación, pero nuestra situación es verdaderamente dramática, y se que mis síntomas son también los de mis compañeros. Tenemos un diagnóstico claro: es el desgaste de un colectivo de informáticos que aguantamos ya 25 días de huelga indefinida ante el SESCAM y que seguiremos aguantando.

Solo somos informáticos que aguantamos este pulso desigual contra políticos expertos en manipulación (los mismos que taparon el caos sanitario durante una pandemia mundial). Compañeros que aguantamos sin ingresos para sus familias este mes, que aguantamos pese a los cientos de kilómetros recorridos para acudir a las concentraciones y manifestaciones en Toledo y otros puntos de la región, que llevamos ya muchas horas de pitidos y bombos en los tímpanos, que aguantamos el estrés de buscar medios de comunicación que nos escuchen y hablar con ellos sin tener tablas y sin contar con un gabinete de prensa ni una maquinaria propagandística a nuestra disposición, compañeros que intentamos mantener vivo nuestro problema en las redes sociales y que aguantamos que nos lancen contra la opinión pública a pesar de no tener un ejército de ‘comunity managers’ que tapen lo que no nos conviene. Compañeros que se mueven para recoger apoyos, que recorren las plantas de los hospitales y los centros del SESCAM dando explicaciones a sanitarios y no sanitarios. Compañeros que hemos sido intimidados por la policía con amenazas como si fuéramos expertos en altercados y el desorden público.

No somos el primer colectivo que se enfrenta a esta administración, pero creo que si que es el primero que lo hace con tanta valentía y aguante, y superaremos los síntomas del desgaste para seguir luchando.-¿Y ahora como vas a vivir Rambo?- Día a día







Deja una respuesta