Actualidad

Las cifras del consumo alimentario de Castilla-La Mancha en un año de pandemia

El año pasado tanto el consumo como el gasto per cápita en productos alimenticios estuvieron en Castilla-La Mancha por debajo de la media nacional, según los datos del Informe de Consumo Alimentario de España del año 2020, elaborado por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.

El gasto medio de los castellano-manchegos fue de 1.506,75 euros, unos 210 por debajo de la media del país, mientras que el consumo fue de 664,84 euros per cápita, también por debajo de la media. 

Castilla-La Mancha ocupa las primeras posiciones en consumo de bebidas, con 161,80 euros per cápita. En este apartado se incluyen el vino y sus derivados, la cerveza, sidras, agua envasada, gaseosas y bebidas refrescantes, bebidas espirituosas, zumos y néctares y horchatas. La superan los dos archipiélagos, Comunidad Valenciana, Murcia y Andalucía. 

Las comunidades autónomas más intensivas en la compra de gaseosas y bebidas refrescantes son Castilla La Mancha, Andalucía, Baleares y Canarias 

La región también ocupa los primeros puestos en gasto relacionado con la bollería, pastelería, cereales y productos navideños en relación con el peso de la población. El consumo per cápita se sitúa en 6,45 kilos al año. 

En el consumo de carne, Castilla-La Mancha ocupa un lugar destacado por la proporción de consumo en relación a su población. En total se comieron unos 53,26 kilos por persona. Andalucía, Castilla La Mancha, Extremadura, la región de Murcia y Canarias son comunidades autónomas con un perfil intensivo en la compra de carnes transformadas.  

En fruta, Castilla La Mancha, destaca por la compra intensiva de melones y sandías, pero gastan menos en fresones. Y en pescados, destaca el consumo de salmón. 

Obtiene también datos por encima de la media Castilla-la Mancha en productos como la cebolla y los lácteos y, en el consumo de pan, cada castellanomanchego se comió unos 32 kilos durante el 2020. 

Castilla-La Mancha está por debajo de la media en el consumo de productos como las patatas y la harina. Otro dato del informe es que esta región es una de las regiones menos cafeteras. El consumo es de 1,40kilos de café o infusiones por persona al año., cuando la media nacional es de 1,98.  

Balance nacional

El confinamiento y el teletrabajo tuvieron un impacto en los hábitos de consumo alimentario, ya que hemos tenido más tiempo para cocinar, que nos ha llevado a recuperar platos más elaborados, según destaco en la presentación del informe el ministro de Agricultura, Luis Planas. 

El gasto per cápita (dentro y fuera del hogar) descendió a 2.383,49 euros en 2020, el 7,2 % menos que el año anterior, si bien el consumo en volumen creció el 2,1 %, hasta 19,1 kilos o litros más por persona 

Los productos frescos fueron los más consumidos en el hogar, pero también aumentaron de forma considerable los alimentos de fondo de despensa como harinas, bases de pizza y masas de hojaldre, legumbre, azúcar, arroz o pasta. 

Los hogares destinaron un 14,2 % más de su presupuesto a la cesta de la compra en 2020 (79.348,25 millones de euros), representa en valor un 78 % del total, que no compensa la caída del 36,8 % en el gasto en bares y restaurantes (22.737,47 millones de euros), que apenas supone una quinta parte del total. 

En volumen, el consumo en hogares se incrementó el 11,2 % (31.878,71 millones de kg o l) y alcanzó una cuota del 91,7 % del total de alimentos, apenas el 8,3 % se realizó fuera del hogar (2.888,24 millones kg o l). 



Deja una respuesta